Buscar

Alejandro Covello

RARA AVIS: un ave rara en la tierra…

De dioses, hombres y animales; mito, logo y otredad

Marcel Detienne (1935, Bélgica), es un historiador de las religiones y antropólogo, que ha dedicado gran parte de su obra al estudio de la Grecia arcaica y antigua. Sus libros Los maestros de verdad en la Grecia arcaica, Dionisos a cielo abierto y La muerte de Dionisos, nos permiten pensar la relación que los griegos tenían entre dioses, hombres y animales, como también un pasaje del mito al logo y la otredad como el extranjero.
En el primer texto, Detienne no se detiene en el concepto de verdad, sino en el sistema que la enuncia y quién es el sujeto que la enuncia. Además nos permite presentar su método de trabajo. Los otros dos libros, los elegí por la presencia del dios Dionisos, un personaje atractivo y multifacético, aunque luego me resultó interesante encontrar en estos libros una discusión de Detienne con helenistas y estructuralistas.

I. Érase una vez la verdad.

Píndaro, en su celebre himno perdido a Zeus, contaba que después de ordenar el mundo y ante el asombro de los dioses por su magnificencia, Zeus les pregunto si echaban de menos algo. “Sí respondieron: una voz para alabar las grandes obras y la completa creación en palabra y música, y entonces nacieron las musas para contar la alegría de Zeus ante la plenitud del ser”. Por eso, siempre resulta un buen comienzo y de buen poeta, invocar a la musas antes de hablar, como las invoca Homero en Ilíada: “La cólera canta, oh diosa, del Pelida Aquiles…” o bien Hesíodo en la Teogonía: “Así dijeron las hijas bien habladas de poderoso Zeus, y me dieron un cetro después de cortar una admirable rama de florido laurel. Infundiéronme voz divina para celebrar el futuro y el pasado y me encargaron alabar con himnos la estirpe de los felices Sempiternos …”

detienne-3

La apoteosis de Homero, Jean-Auguste-Dominique Ingres.

Seguir leyendo “De dioses, hombres y animales; mito, logo y otredad”

Anuncios

El día del escarmiento. Tres fragmentos…

Ese Jueves

 Caminé la Ciudad  y ví aviones sobrevolando Buenos Aires, aviones descargando bombas y proyectiles sobre la Casa de Gobierno, la plaza de mayo, el ministerio de hacienda, el edificio Libertador (sede del ejercito), la CGT de la calle azopardo, el Correo Central, el Departamento Central de la Policía Federal, la Plaza Colon, Plaza Lorea, Plaza Miserere, la residencia presidencial en Barrio Norte (Palacio Unzué), Avenida Alem y Avenida Madero, la estación Catedral de subterráneo. También  atacaron las inmediaciones de la Fábrica de jabón Federal, en General Paz y Crovara, donde había una concentración de obreros. El escarmiento fue para todos y algunas  víctimas se pudieron identificar, otras murieron dos veces al sepultarlos el olvido. Un trolebús numero 305, es destruido con trabajadores y un micro escolar con niños salteños se convierte en una trampa mortal. Otra bomba cayó sobre la Av. Pueyrredón frente al número 2267, provocando la muerte de tres personas y destruyendo la carnicería “La negra”. En Pueyrredón 2235 muere Francisco Bonomini inmigrante Italiano, muy cerca de él, un pibe de 15 años no identificado. La muchacha que trabajaba de personal doméstica en Guido 2635 luego de largas horas de agonía, fallece en el policlínico Fernández.

AGRA

Seguir leyendo “El día del escarmiento. Tres fragmentos…”

“Valiente Muchachada” de la liga patriótica argentina.

En la Argentina gobernaba Hipólito Yrigoyen, un gobierno popular que defendía la clase obrera con medidas que molestaron a los conservadores ligados al modelo agroexportador, este sector denominaba “la chusma radical” a las clases populares y medias. Así fue que un sector de la sociedad compuesto de una clase alta aristócrata y sectores de las fuerzas armadas, decidieron autodefenderse de la amenaza anarquista/ comunista, desconfiando que el gobierno popular de Hipólito Irigoyen que ya amenazaba sus privilegios pudiera detener el terror rojo. Se formaron diversos grupos de civiles que colaboraron activamente con la represión policial de enero de 1919. En la semana trágica se unieron y formaron la Liga Patriótica Argentina. El punto de reunión de estos jóvenes conservadores, niños bien dispuestos a defender el honor de su clase y matar insurgentes y de los militares fue el Circulo Naval de Florida y Córdoba, donde se encuentra actualmente. Los anfitriones eran los contraalmirantes Manuel Domecq García y Eduardo O´Connor quienes ponían a disposición instructores para adiestrar a los jóvenes civiles. O´Connor dijo aquel 10 de enero de 1919 que Buenos Aires no sería otro Petrogrado y invitaba a la “valiente muchachada” a atacar a los “rusos y catalanes” en sus propios barrios, el grupo “rusos y catalanes” contenía a judíos y anarquistas.

Liga_Patriótica_Argentina 1

Seguir leyendo ““Valiente Muchachada” de la liga patriótica argentina.”

1955. Revolución y Resistencia.

Las acciones aéreas contra el gobierno de Perón comenzaron de madrugada. Córdoba era unos de los centros golpistas más importantes: La Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea Argentina, la Escuela de Aviación Militar y la Escuela de Artillería de Ejercito ocuparon los puntos clave de la ciudad. Sin embargo, la Fábrica Militar de Aviones se mantenía fiel a Perón. Las fuerzas golpistas intentan tomarla. La diferencia de número para resistir era elocuente. El capitán Conan Jorge Doyle, aquel que voló por primera vez el avión “El Primer Justicialista del aire”, junto con un grupo de oficiales y suboficiales pensaron en la defensa, ¿cómo resistir? No se la quería dejar tan fácil, afirma.

Conan 3   Conan 2

Conan Doyle en el Museo Nacional de Aeronáutica. Detrás se puede ver al avión:

Primer Justicialista del Aire.

Seguir leyendo “1955. Revolución y Resistencia.”

Preferiría hacerlo, Kafka el escribiente.

 

     Zenón de Elea, pretendiendo destruir de un modo sofístico la evidencia, decía de una persona, poniendo de ejemplo a Sócrates: “Sócrates no es solo Sócrates sino también, blanco, filósofo, de vientre prominente, de nariz roma, de modo que el mismo es uno y múltiple. Pero como es imposible que lo mismo sea uno y múltiple. Sócrates no es uno”.  En este escrito el ejemplo es Kafka, que no fue solo Kafka, ni tampoco fue “uno”. Kafka no fue solo Kafka, sino también, flaco, escritor, orejudo, igual a Di María o Wittgenstein, oprimido por su padre… etc. etc. etc. como también fue empleado del Instituto de Seguros de Accidentes de los Trabajadores del Reino de Bohemia. Kafka fue funcionario, que trabajó no solo aprobando o desaprobando resarcimientos, sino que trabajo en una área que es de mi especialidad, la seguridad en el sentido de la prevención de accidentes y salud de los trabajadores.

El trabajo siempre es más que solo una labor de supervivencia. Entonces podemos preguntarnos si la experiencia laboral moldea el arte, o si la oficina es una opresión que solo quita tiempo, o si esta experiencia vital conduce a la dedicación por el arte. No hay una respuesta única a estas preguntas. Tenemos el caso de Bukovski que duraba apenas semanas en cada trabajo, por culpa de sus borracheras, hasta que pudo encontrar en el servicio de correos un trabajo de años. George Orwell fue policía en Birmania, Gorki un buscavidas fogonero, panadero, pescador en el mar negro o un Raymond Chandler que encordaba raquetas. Aparece entonces en el artista una tensión entre el trabajo y su arte, y esto se vive de distintas maneras. Pessoa calentaba una silla en la aduana, Jack London y Herman Melville marineros, Borges trabajaba en el paraíso, una biblioteca, etc. Pero nuestro caso es Kafka, una investigación de como fue el oficinista. Existían varias pistas que respondían mi curiosidad y ellas conducían a distintos lados, con distintos finales:

1

Stanley Corngold, Profesor Emérito a de la Universidad de Princeton.

Autor de “Franz Kafka, The Office Writings”.

Seguir leyendo “Preferiría hacerlo, Kafka el escribiente.”

Myriam en el cielo con diamantes.

Porque tus alas tan cruel quemó la vida…Porque esta mueca siniestra de la suerte

I

Al inframundo se llega navegando los ríos de la pena y el olvido. Entro, es el mismo olor de siempre. Como todos vengo a buscar algo, aunque lo mío, creo, es otra cosa. Las chicas se acercan, me invitan a sentarme y a tomar algo. Acepto, “aprendí más en los burdeles que en las universidades”, y hoy vine a conocer más sobre una historia.

Estoy en “El Chingolo”, un típico cabaret de esos que están al costado de la ruta, visitados por parroquianos del lugar y forasteros que llegan para procurarse un oído, algo de alcohol y a veces placer. Entro a buscar  la llave de una bóveda, donde descansa una mujer hermosa. Me están esperando, tomo un gin tonic horrible, intercambio obviedades y repeticiones con la dama que me recibe y pregunto por la llave. La madama y me dice que la tiene el jorobadito “la deja acá solo cuando se va de viaje por unos días”:

− Vaya y búsquelo al hombre en la estancia, debe estar allí…

Salgo a la ruta, respiro hondo, me subo al auto. Debo esperar el día.

II

El 18 de Agosto de 1931. La mañana amaneció fría y limpia, lo que permitiría despegar temprano. Allí estaba ella, bella como siempre, dejando volar su hermosa cabellera que pronto estaría encerrada en un casco de cuero, mostrando su cuerpo, que en minutos estaría confinado a los límites de la cabina del “otro” Chingolo, Seguir leyendo “Myriam en el cielo con diamantes.”

La totalidad del mal. Sobre la tragedia Tito Andrónico.

Antes de que se levante el telón en el primer acto y comience la obra, ya han muerto veintidós hijos de Tito Andrónico. Y, si esta tragedia tuviera seis actos, Shakespeare terminaría golpeando y torturando cruelmente hasta la muerte a los espectadores de las primeras filas que hoy vinieron a escuchar mi exposición del Seminario de los Jueves.

Tito Andrónico es la obra más violenta, cruel, sangrienta, donde no solo hay asesinatos, sino también filicidios, mutilaciones, violaciones y antropofagia.

 Tito 1

Seguir leyendo “La totalidad del mal. Sobre la tragedia Tito Andrónico.”

El Choripán sera popular o no será nada

Es increíble donde puede llevar el laberinto de una investigación. De mi entrevista al periodista Jose Pepe Quintana (Sobrino de Natalio Botana) comparto un fragmento de mi libro “Batallas Aéreas”.

Choripan

Seguir leyendo “El Choripán sera popular o no será nada”

Vamos a casa

Claudio Meunier

No entendí nada, me sentí abrumado, la noche larga y eterna, buscando pequeños y antiguos bares, que dejaron la impronta del alcohol en las venas mientras las calles de Barcelona se abrían tendiendo sus manos. Fue el mejor momento para despejarse y organizar las ideas. La bebida espirituosa compañera del músico, del escritor, del melancólico, nos dedicó sus mejores espíritus. Al otro día mi cuerpo liberado de esa odiosa resaca, me dejó tan lúcido como para entender lo que estaba haciendo.

Seguir leyendo “Vamos a casa”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑